La cultura japonesa está llena de mitos y tradiciones que marcan cada uno de los aspectos de la vida cotidiana. En este sentido, la cocina no es la excepción y el surgimiento de una de sus delicias, el tataki, se encuentra rodeado de una interesante historia. Aquí te hablaremos de ella.

Hay que comenzar diciendo que tataki es un método culinario cuyo nombre significa “apilado” o “distribuido en piezas” y consiste en un corte de pescado o carne que es marcado a la plancha o carbón y posteriormente se filetea con la técnica del sashimi. Este corte puede ser marinado con vinagre y jengibre molido.

El tataki es muy apreciado por los comensales debido a que es una experiencia que mezcla lo crudo y lo cocido en el paladar y generalmente se acompaña de otros ingredientes que acentúan la experiencia.

A lo largo de la historia, se han alimentado dos historias que buscan explicar su origen, sin embargo, ambas lo ubican en la Provincia de Tosa, por lo cual también se le conoce como tosa-mi. Este lugar hoy forma parte de la Prefectura de Kōchi, en el suroeste de la ínsula nipona.

La primera de estas historias nos remonta al siglo XVII, donde el señor y samurái de Tosa, Yamauchi Kazutoyo, prohibió el consumo del Sashimi de Bonito debido a que este pescado era escaso, además de que su transporte y conservación deficiente resultaba en un peligro para sus comensales. Ante esta prohibición, surgió el Katsuo no Tataki o Tataki de Bonito.

Una segunda posibilidad de su origen nos sitúa en el siglo XIX, en la época del samurái Sakamoto Ryōma, un personaje que trascendió en la historia japonesa por sentar las bases de un nuevo Japón a partir de sus propuestas de gobierno. Se dice que habría aprendido las técnicas de brasa para la carne y pescado de mercaderes extranjeros al pasar por Nagasaki e incluyó este marcado en el sashimi al volver a su lugar de origen.

Si a estas interesantes historias sumamos todo el sabor de otro importante elemento nipón: la carne Wagyu, obtendremos un platillo único y lleno de tradición japonesa. Por eso, en Tora servimos un exquisito Tataki de New York Wagyu A5, preparado con costra de pimienta, mostaza de estragón y trufa negra.

Para disfrutarlo mejor, hay que recordar que el fino corte Wagyu está garantizado por diferentes certificaciones de calidad, además de que tiene una textura suave y cremosa que, literalmente, se derrite en el paladar. No dejes pasar la oportunidad de vivir esta experiencia totalmente japonesa en tu próxima visita a Tora.